Buscador

Búsqueda personalizada

Traductor






domingo, 28 de diciembre de 2008

Maruja Muci






Maruja Lander de Muci nació en Caracas y es precisamente esta ciudad la que inspiró el título de su primer trabajo discográfico. Ahora bien, no se trata de una producción caraqueña como su título pudiera sugerir sino más bien de una compilación de 14 temas, de los cuales tres son de la autoría de la propia cantante. La producción fue realizada por ella y con la participación de los músicos arreglistas venezolanos José Manuel Pinto y Gonzalo Micó. SONY-BMG es la casa encargada de la distribución de este disco en Venezuela, Colombia y Ecuador, y desde hace varios meses ya está en las principales discotiendas del país.

Abogada de profesión, Maruja Muci decidió años atrás entregarse en pleno a su vocación: la del canto. “Vengo de una familia musical. Por el lado de papá todos tocan un instrumento y las mujeres cantamos. Y Florentina Adam, mi maestra de canto de toda la vida, fue la que me enseñó a usar este instrumento; a ella la visito tres veces a la semana y cantamos pura música clásica”.

En la década de los ochenta participó como primera bailarina y cantante en la pieza musical Hair; de ahí siguieron comerciales para la televisión en los que su voz e imagen fueron utilizadas para campañas publicitarias, como las de Pepsi y Alianza para una Venezuela sin Drogas. Y luego encarnó la figura principal en la Zarzuela La Gran Vía en el Teatro Teresa Carreño.

“Cantar es lo que quise hacer toda mi vida; escuchar mi voz en una producción bien seria, bien hecha. Al principio Dreaming in Caracas iba a ser simplemente un disco para regalar a mis afectos; empezó como una cosa muy personal y a mitad de proceso tomó otro camino. Se convirtió, entonces, en un proyecto de gran escala”. Como idea se empezó a gestar en mayo de 2002. Con unos amigos, profesores de la escuela británica, Maruja grabó unos temas. “Cuando oí aquello me dije: ‘esto es lo que yo he querido hacer toda mi vida’. Entonces me puse en contacto con José Manuel Pinto y le entregué una canción, I Seek your Heart, para ver si nos entendíamos desde lo musical y lo personal, quería advertir si él entendía el sonido que yo estaba buscando, el arreglo que yo me imaginaba en la cabeza”.
Fly me to the Moon

Aldemaro desde el jazz